Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Las puertas del paraíso

Aunque a día de hoy sólo tres de ellas permanecen en pie (el Arco de La Macarena, El Postigo del Aceite y la Puerta de Córdoba), Sevilla llegó a tener más de una veintena de puertas. La mayoría de ellas tenían como misión principal regular el acceso a la ciudad, pero también fueron destinadas a otros usos. No en vano, durante la época romana hicieron las veces de cercas defensivas, mientras que en la época musulmana adoptaron el cariz de murallas y sirvieron como protección frente a las frecuentes crecidas del Guadalquivir. Posteriormente, algunas se ‘maquillaron’ como arcos triunfales, otras se transformaron en puntos aduaneros donde se cobraban los aranceles, e incluso una de ellas pasó a ser un patíbulo.

Profundizar en todas las puertas de Sevilla nos llevaría meses, de ahí que desde estas líneas recomendemos visitar la exposición que está celebrándose actualmente en el Antiquarium, situado en el subsuelo del Metropol Parasol, para conocer todos los pormenores de una manera rápida y didáctica. Allí, entre ruinas romanas, se ofrece un recorrido por la historia de la capital hispalense, recalcando los contrastes entre el pasado y el presente a través de sus arcos y postigos, los cuales han sido reproducidos con maquetas, dibujos, planos, fotografías… Y los detalles no sólo se pueden ver, sino también palpar (las murallas son táctiles) y oír (se ha recreado el bullicio de la época).

Dicen los expertos en la materia que el derribo de la muralla almohade y sus correspondientes puertas en 1868 cambió la fisonomía de la ciudad para siempre, y fue, probablemente, la decisión urbanística más importante que se ha tomado en nuestra ciudad. Una decisión controvertida, sin duda, puesto que se perdió gran parte del legado histórico. En cualquier caso, de los errores se aprende, y la exposición ‘Puertas de Sevilla; ayer y hoy’, que permanecerá abierta hasta el 22 de febrero, pone en relieve la necesidad de mirar al pasado para entender el presente. Las entradas cuestan dos euros y pueden realizarse visitas guiadas previa reserva. 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto