Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
El curioso caso del Pabellón de Brasil

Inicialmente, Brasil no fue invitada a la Exposición Iberoamericana que se celebró en Sevilla en 1929. Portugal tampoco, y quizás muchos de vosotros os estéis preguntando ahora mismo por qué. Una de las razones se encuentra en el pretexto de la muestra, que no era otro que el de ensalzar a España y su hegemónica influencia en el Nuevo Continente. Y claro, los dos países anteriormente citados eran los únicos que podían discutir esta afirmación, pues la conexión entre ambos también había sido muy importante. También tuvo su peso el hecho de que Brasil hubiese votado en contra del ingreso de España en el Consejo de la Sociedad de Naciones años atrás, así como el escaso interés que había mostrado España en una muestra que se había celebrado en Río de Janeiro poco antes.

 

Afortunadamente, alguien cayó en la cuenta de que marginar a estas dos naciones era una enorme tontería, por lo que terminaron siendo convocadas. Eso sí, con bastante retraso, de ahí que el Pabellón de Brasil abriera sus puertas dos semanas después de la inauguración de la exposición. También es justo reseñar que los embajadores de este país no pusieron mucho de su parte. De hecho, el presupuesto destinado a la construcción del inmueble se redujo considerablemente conforme avanzaban las obras, de ahí que el resultado final diferiese mucho del proyecto inicial. Además, se afanaron en cambiar la ubicación que se les asignó (el Paseo de las Delicias) para estar más cerca de Portugal, algo que no consiguieron.

La desidia de los brasileños fue en aumento, hasta el punto de que, una vez concluida la semana dedicada a su país, se desentendieron completamente del pabellón e iniciaron una mudanza silenciosa a Bélgica, donde estaba a punto de celebrarse otra muestra de carácter internacional. Así las cosas, antes de que se llegase al ecuador de la Exposición Iberoamericana 1929, el Pabellón de Brasil fue clausurado. A partir de ahí, el Ayuntamiento de Sevilla se hizo cargo del edificio y le fue dando usos de lo más variopintos hasta el día de hoy (escuela de párvulos, Cuartel de Sanidad, sede de las Escuelas Superiores de Arquitectura y Aparejadores, Cuartel de la Policía Local, Secretariado de Acceso….). 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto