Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El día del piano de cola

Paseando por Sevilla nos podemos encontrar con músicos que tocan la guitarra, la armónica, el violín o la flauta, por poner algunos ejemplos. En Semana Santa, con las bandas, el abanico se extiende a cornetas, trompetas, fagots, saxofones, tambores, bombos, platillos y demás. Todos estos instrumentos son relativamente comunes, pero, ¿se imaginan toparse con un piano de cola en mitad de la calle? El 1 de octubre fue posible, ya que la Fundación María Canals repartió siete ejemplares por el centro de la ciudad para que todo el que quiera pueda sentarse y probarlo.

El objetivo no era otro que convertir a Sevilla “en una gran sede callejera por unas horas”, según los organizadores, así como perder el respeto a este instrumento. No en vano, en nuestra tierra lo solemos asociar con ambientes refinados y elitistas, aunque no ocurre igual en otros puntos geográficos. Sin ir más lejos, en la sociedad barcelonesa está muy arraigado, hasta el punto de que más de cien familias de la Ciudad Condal abren sus casas y ceden sus pianos de cola desinteresadamente para que los aprendices puedan familiarizarse con ellos.

 

Los pianos de cola se diferencian de los demás por la disposición horizontal de las cuerdas y de la caja de resonancia. Además, tienen una tapa superior que se puede abrir, por lo que los sonidos salen al exterior sin ningún tipo de barrera física. Quienes no habían visto nunca uno cerca, el pasado jueves 1 de octubre tuvieron la oportunidad de hacerlo en los siguientes enclaves: Puerta de Jerez, teatro de La Maestranza, Plaza Nueva, O’Donnell, Velázquez, Plaza de la Encarnación, Plaza de Jesús de la Pasión y Plaza de la Pescadería.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto