Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
La Plaza del Pan y su trajín

La Plaza del Pan se llamaba así en el siglo XVII por los motivos que todo el mundo puede imaginar: porque albergaba varios puestos en los que se hacía y vendía pan. Dada su privilegiada ubicación, en pleno centro de Sevilla y entre dos lugares estratégicos como la antigua mezquita aljama y la alcaicería, siempre ha sido muy transitada, por no decir propensa a los ‘tapones’ humanos. En su época de mayor actividad comercial, cuando a los puestos de pan se unieron los de frutas, pescado y todo tipo de alimentos, era prácticamente imposible atravesarla sin detenerse alguna vez, ya que había demasiados tenderetes… y demasiados clientes para tan poco espacio.

Aunque se le sigue llamando Plaza del Pan, su nombre oficial es el de ‘Plaza Jesús de la Pasión’ desde 1914, año en el que los vecinos de la zona consiguieron cambiar la titulación en favor de la imagen tallada por Martínez Montañés, muy venerada en la zona. Antes, la plaza ya había tenido otras denominaciones como ‘San Salvador’ (por la proximidad de la colegiata) y ‘De Abajo’ y (por su ubicación con respecto a la misma colegiata). Independientemente de la denominación que tuviera en cada momento, la plaza siempre fue muy popular y buena prueba de ello es que la han citado numerosos autores, tales como Cela, Cervantes, Muñoz y Pabón…

Hoy día sigue teniendo una gran vitalidad. Tanto es así que el Ayuntamiento de Sevilla ha anunciado recientemente que instalará toldos allí este verano para combatir las altas temperaturas y preservar la actividad comercial. Para la colocación de las lonas será necesario acometer previamente unos trabajos de cimentación para el anclaje de los postes, unas obras que, lejos de suponer un problema, serán recibidas como agua de mayo por comerciantes, consumidores y viandantes.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto