ResucitadoLa última imagen cristífera que procesiona en la Semana Santa de Sevilla es la de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Como bien indica su nombre, representa la vuelta de Jesucristo al mundo terrenal después de haber muerto en la cruz. En el paso de misterio, de estilo neobarroco, aparece elevándose desde el sepulcro con una vitalidad contagiosa y a su lado se encuentra un ángel que anuncia al pueblo su regreso. Asimismo, en la canastilla figuran las escenas evangélicas inmediatamente posteriores a la resurrección, creando de esta manera un pasaje completo.

La hermandad encargó la talla a Francisco Buiza en 1972, especificando al imaginero que debía alejarse de los cánones tradicionales de los Rescucitados (casi siempre en actitud de bendecir con un lábaro en la mano) y escenificar el instante exacto en el que se levanta de la tumba. Para inspirarse, el autor tomó como ejemplos la imagen de un Cristo que pintó Murillo en 1655, el paño de pureza del Cristo de los Cálices de Martínez Montañés, y la solución del soporte del Resucitado gaditano de San Antonio, obra de Doménico Giscardi. Con todos estos mimbres, logró crear una escultura que transmite una enorme sensación de movimiento tanto en su cuerpo como en sus vestiduras (especialmente la mortaja).  

El Cristo, que mide 1,74 metros y se halla apoyado en una peana,  irradia alegría, esperanza, y sobre todo, vida. Recibe culto en la iglesia de Santa Marina, cuenta con un nuevo altar desde hace un par de años y procesiona el Domingo de Resurrección, si bien en 2007 la corporación intentó –sin éxito– trasladar su estación de penitencia al Sábado Santo. Cabe destacar que sale a las calles de Sevilla de madrugada (en torno a las 05:00 horas) en un ambiente íntimo y hace su entrada sobre las 14:20 en loor de multitudes.  

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto