rafaela carrascoLa bailaora lleva a escena, hoy en el Central, las similitudes entre la creación de un espectáculo y una receta · "La danza también debe ser degustada por el público", dice.Cena entre amigos y alguien habla de una receta de nombre evocador: gelatina de pensamientos. Y surge la chispa que da pie a un singular montaje que parte de una premisa: hay muchas semejanzas entre la creación de una receta de cocina y la de un espectáculo de danza flamenca. Al menos así lo piensa Rafaela Carrasco, coreógrafa y bailaora sevillana afincada en Madrid, que esta noche estrena su nuevo espectáculo en la Bienal. "Por un lado, la palabra pensamiento alude a una flor hermosísima y, por otro, a ese algo abstracto que da origen a las ideas", explica la intérprete que se meterá en la cocina, a partir de las 21:00, en el Teatro Central.

 

"El flamenco tiene sabor" y "la danza también tiene que ser degustada por el público", asegura. Con una puesta en escena "muy íntima", que asemeja una cocina pero de manera "muy sutil" (sólo habrá tres mesas), Rafaela Carrasco dispondrá de todo lo necesario para regalar al público un "postre", como define el cantaor de la obra Antonio Campos. Según el programa, la semejanza que puede existir entre crear una receta culinaria y un espectáculo escénico es la base de la creación de esta propuesta: la elección de los ingredientes correspondería a la selección de los componentes, la mezcla entre ellos, a la utilización de uno u otro bailarín. El conjunto de colores se relaciona con el vestuario, la presentación final del plato con la puesta en escena y, por supuesto, el cocinero que le da su toque personal a la receta desarrolla las mismas labores que quien dirige la obra. Así, los utensilios de cocina serán los músicos; el pinche será el bailaor que le acompaña en la escena, el sevillano David Coria; el papel de chef lo intepretará el cantaor granadino Antonio Campos y los ingredientes serán, además del vestuario, los diferentes números que interpretará. Según explica Rafaela, los cinco limones de la receta representan las inquietudes y la búsqueda a través de una farruca; la cola de pescado son los años de experiencia y los bailará por bulerías; los 150 gramos de azúcar son el sabor que el público degustará en las cantiñas. Con el trémolo, la bailaora añadirá un puñado de pensamientos, que representan la creatividad, y el toque final lo incorporará con la nata montada, que bailará por abandolao. Y si quieren poner a prueba sus dotes culinarias apunten porque la receta que propone Carrasco es "real". Pero lo suyo más que los "platos finos", son las "ollas y los pucheros", confiesa. Aunque desde los 23 años ha desarrollado su carrera en Madrid -"cuando llegué era más fácil trabajar allí y, con el tiempo, he encontrado mi hueco"- la bailaora reconoce que le "encantaría" regresar a Sevilla. Ha sido aquí donde la intérprete desarrolló una formación decisiva junto a su gran maestro Mario Maya, además de Matilde Coral, Ana María Bueno, Manolo Marín, El Güito, Milagros Menjíbar o Rafael El Negro, por citar algunos. En 2002, comienza su andadura en solitario y en la pasada Bienal su espectáculo Vamos al tiroteo, versiones de un tiempo pasado, que ya ha girado internacionalmente, recibió dos importantes premios: Giraldillo a la mejor coreografía y premio de la Prensa a la mejor coreografía.

 

Fuente: http://www.diariodesevilla.es/article/ocio/805544/rafaela/carrasco/se/mete/la/cocina/con/gramos/pensamientos.html

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto