Bienal de flamenco en sevilla

David PalomarEl cantaor gaditano David Palomar, de 33 años, ofrece el jueves 23 en el sevillano Teatro Alameda un recital basado en su segundo disco, titulado La Viña: cantón independiente en referencia a las particularidades flamencas del gaditano barrio de La Viña sobre el resto de la ciudad de Cádiz.Este segundo disco en solitario del cantaor gaditano, ganador del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba 2007, será presentado a primeros de octubre, y el artista ha explicado que ha tratado de recuperar cantes antiguos de Cádiz como las denominadas "malagueñas de Fosforito El Viejo", la "granaína de Cepero", la "soleá de Ramón de Jarana", los "tanguillos personales" y los "tientos tangos".Palomar ofrece igualmente en su recital, dentro de la programación de la Bienal de Flamenco de Sevilla, otra gama de cantes no tan frecuentes en Cádiz en tierras gaditanas como las sevillanas flamencas y las temporeras.Al igual que en su primer disco, las letras y algunas de las músicas han sido compuesta por el propio cantaor, quien ha señalado que su barrio gaditano de La Viña tiene su particular manera de vivir, de entender la vida cotidiana y también en los matices de los cantes.

Dulce Pontes  Se trata de una colaboración especial en la que interpretará junto al cantaor Juan Valderrama una farruca.El próximo jueves 23 de septiembre en el Teatro Lope de Vega el público asistente podrá disfrutar de la voz de Dulce Pontes, que ha querido acompañar al hijo de Juanito Valderrama y Dolores Abril en esta XVI Bienal de Flamenco, que ya visitó en la pasada edición cuando se subió escenario del Auditorio Rocío Jurado junto a Estrella Morente. En esta ocasión, se trata de una colaboración especial en la que interpretará junto al cantaor Juan Valderrama una farruca.Según un comunicado, Eduardo Serrano ´El Güito´, una de las grandes figuras del baile flamenco del siglo XX, también ha querido acompañar a Juan Valderrama en su debut en la Bienal de Flamenco con este espectáculo en el que el cantaor propone un viaje musical hacia la obra de los grandes maestros de la época dorada a través de sus propias creaciones; cantes caídos en el olvido que Valderrama recuperará en la noche del próximo jueves para deleite de los asistentes: la farruca, el garrotín, malagueñas, tarantas, cantes de ida y vuelta...Estilos aprendidos de su padre, Juanito Valderrama, presente como no puede ser de otro modo en este espectáculo, y cuyos conocimientos son hoy el legado más preciado de este joven artista.

Antonio CamposLugar: Teatro de la Alameda

Hora: 22 de Septiembre a las 23:00 horas.

Cante: Antonio Campos Guitarra: Dani Méndez

 Palmas: Carlos Grilo y Luis Cantarote “Lua”

CORRAL DE CARBÓN” se grabó en Granada en una actuación en un lugar emblemático con el mismo nombre, ahora ese directo ha quedado plasmado en un CD, y a través del espectáculo se quiere dar a conocer. En este espectáculo se pueden encontrar malagueñas con una expresiva lectura o unas cantiñas sabrosas. El resultado es un admirable repertorio, largo y multidimensional. Nace en Tarragona el 30 de Junio de 1972, hijo de Andaluces que como tantos otros se marcharon a Cataluña a trabajar. A los pocos meses de nacer ya vivía en la vega Granaina en Atarfe. Empezó a escuchar flamenco desde la cuna, ya que en su familia siempre hubo afición al flamenco aunque no ha habido profesionales. Antonio Campos ha trabajado con muchas de las más grandes figuras del baile como Mario Maya, Antonio Canales, Rafaela Carrasco, Merche Esmeralda, Javier Barón, Manuela Carrasco, Isabel Bayón, Ana Cali, Mercedes Ruiz, Rocío Molina, Javier Latorre, Andrés Peña, Manuel Liñán, El Farru, La Moneta, Belén Maya, Marcos Flores, Alfonso Losa, Rafael de Carmen, Adela Campallo, Manolo Marín, Joaquín Grilo o Shoji Kojima.

DorantesEl artista estará acompañado por José Mercé, Esperanza Fernández, ´El Lebrijano´, El Pele, y el contrabajo especial de Renaud García-Fons.El pianista David Dorantes presentará ´Sin muros!´, su tercer disco, este miércoles 22 de septiembre en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, dentro de la programación de la Bienal de Flamenco 2010, un actuación para la que están agotadas desde principios de septiembre las 1.800 entradas puestas a la venta.En esta ocasión, Dorantes estará acompañado por los artistas José Mercé, Esperanza Fernández, Juan Peña ´El Lebrijano´ y El Pele, además de por el contrabajo especial de cinco cuerdas de Renaud García-Fons, el bandoneón de Marcelo Mercadante, la guitarra acústica de Ricardo Moren, el violín de Faisgal Kourrich, el contrabajo de Yelsy Heredia, las palmas y coros de los hermanos Saavedro y Tete Peña, y la voz de Rafael de Utrera.En este tercer trabajo, que aboga por la pacífica y enriquecedora coexistencia intercultural, se encuentra a un Dorantes en todo su espectro: flamenco, contemporáneo, sencillo, complejo, y lo hace con una propuesta donde se muestra al público el gran abanico del género flamenco como bulerías, siguirillas, alegrías, verdiales, romance, granaínas, malagueñas, tangos, soleá, o tientos. A Dorantes (Lebrija, Sevilla, 1969) no se le puede homologar musicalmente con facilidad. Pertenece al mundo flamenco por cuna y vivencias, pero sus creaciones son absolutamente personales, y no tiene nada que ver con los experimentos de fusión más habituales. Desde su primer disco, ´Orobroy´ (1998), ha mostrado su talento y versatilidad junto a numerosas primeras figuras del arte jondo, como su propio tío ´El Lebrijano´.

FarruquitoSonerías. XVI Bienal de Flamenco. Farruquito. Baile, Música, Letras, Coreografía y Dirección: Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito. Cante: Pedro Heredia el Granaíno, Antonio Zúñiga, Ángela Bautista, Mara Rey. Guitarras: Antonio Rey, Román Vicenti. Piano: Jaime Calabuig Jumitus. Bajo: Alain Pérez. Percusión: Isidro Suárez, Antonio Moreno Polito. Fecha: Martes, 21 de septiembre. Lugar: Teatro de la Maestranza. Aforo: Lleno con las localidades agotadas.

Noche de máxima expectación en el Maestranza, que reunió no sólo a artistas y aficionados al flamenco, sino a un buen número de personalidades de todas las esferas. La ocasión, la vuelta de Farruquito a la Bienal de Sevilla, lo merecía.En el escenario, la barra de un bar y, a la derecha, una banda con la primera sorpresa de la noche: Moncho cantaba sus boleros mientras por el patio de butacas llegaban los flamencos. Esta vez, el nieto de Farruco intenta contar una historia, sencilla y naïf, pero una historia: el encuentro entre dos culturas musicales en un bar de La Habana. El espectáculo prometía pero, poco a poco, fue acabando con las ilusiones de la platea. Las razones fueron varias.En primer lugar, porque cuando se intenta llevar tal cual al escenario una situación de la vida cotidiana, por muy sencilla que sea, el resultado no puede ser otro que el fracaso. El escenario, se ha repetido mil veces, tiene sus leyes, sus medidas... muy diferentes de las de la vida real. Por qué si no iba a ser tan raro encontrar un buen director. En Sonerías, cuando habla Farruquito no se le oye, los artistas se mueven de forma desorganizada y el trabajo, aunque breve y variado, no alcanzó un ritmo coherente. No es nada fácil teatralizar.

Cupón BienalEl cupón de la ONCE del 15 de septiembre se dedica a la Bienal de Flamenco de Sevilla, en coincidencia con la inauguración de su décimo sexta edición, que supone también haber superado sus treinta años de historia, y reproduce el cartel de este año y su fecha de celebración, que será hasta el 9 de octubre."El flamenco no entiende de barreras" y es "un instrumento de unidad a fuerza de sentimientos y emociones", ha señalado el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles. El representante de esta organización ha indicado que el 15 de septiembre se pondrán a la venta cinco millones de cupones con el motivo de la Bienal, lo que equivale "a cinco millones de vallas publicitarias".Es la segunda vez que la ONCE dedica un cupón a la Bienal de Flamenco, lo que según esta organización implica a sus 21.000 vendedores, distribuidos por toda España, en la promoción de esta programación cultural.Cárceles, acompañado por al delegada de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Maribel Montaño, y por el director de la Bienal, Domingo González, ha puesto este programa como ejemplo de actividades culturales integradas y accesibles a personas con discapacidades.

Graffitis bienalEl flamenco, además de una expresión artística, ha sido siempre el reflejo de un momento en la historia. A través de los cantes de siega, de trilla o de siembra se inmortalizaba un instante. Una estampa al puro estilo costumbrista. Los tiempos han cambiado. El éxodo rural provocó que esta manifestación popular quedase relegada a círculos muy cerrados.La ciudad tomaba el testigo. Los nuevos cronistas no alzan al viento la voz al son de bulerías o de soleares, los nuevos pregoneros no nueven las manos para tocar palmas, agitan sus pinturas para hacer de un muro una denuncia. El flamenco, ahora arte para eruditos, se abraza a las nuevas tendencias. Como muestra, el nuevo cartel de la XVI Bienal de Flamenco que unos 'graffiteros' reproducen en el tranvía que recorre el centro de la cuidad."El flamenco ha estado siempre muy relacionado con las vanguardias", confiesa el director de la Bienal, Domingo González. De hecho, este arte "surge en gran medida a finales del siglo XIX y principios del XX como un arte urbano y, curiosamente, el arte urbano, un siglo más tarde, ha seguido el mismo patrón", explica.Los viandantes que transitan por el entorno de la Plaza Nueva quedan asombrados al advertir el trabajo de los 'graffiteros'. Esta vez, nadie los persigue.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto