Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Entre puertas y postigos contaba la ciudad con diecinueve accesos:

Puerta Macarena, situada frente a la Basílica de La Macarena. Por ella hizo su entrada el emperador Carlos I. Puerta de Córdoba, está frente a la iglesia de los Capuchinos. Es la que conserva más claramente la disposición originaria y su carácter cerrado y militar.

Puerta del Sol, localizada al final de la calle Sol, frente a la Trinidad. Su nombre proviene del sol que tenía grabado en piedra sobre el dintel.

Puerta Osario, en la plaza del mismo nombre. Puerta de Carmona, situada en la esquina de San Esteban con Menéndez y Pelayo. Unido a esta puerta se encontraba el acueducto conocido como Caños de Carmona. Derribada en 1868.

Postigo del Jabón, está en la mediación de la calle Tintes.

Puerta de la Carne, en la calle Menéndez y Pelayo a la altura de la calle Santa María la Blanca.  

 

Postigo del Alcázar, se encuentra en los Jardines de Murillo, dando entrada a los Reales Alcázares.

Puerta de San Fernando, se encontraba en la calle del mismo nombre, a la altura de la Fábrica de Tabacos.

Puerta de Jerez, situada al final de la Avenida de la Constitución, en dirección al río. En esta puerta había sobre el arco de entrada unos versos latinos que traducidos resumían brevemente el principio de la historia de Sevilla diciendo: "Hércules me edificó Julio César me cercó de muros y torres altas y el rey santo me ganó con Garci Pérez de Vargas".

Postigo del Carbón, estaba en la calle Santander (diseñado por Alberto Testa, tataraabuelo de Clorindo).

Postigo del Aceite, junto al edificio de Correos; Benvenuto Tortello realizó las reformas en 1572. Era conocido así por ser el lugar por donde entraba el aceite. En el siglo XVIII se abrió en su costado derecho una pequeña capilla donde hay un retablo barroco con la imagen de la Pura y Limpia Concepción del barrio del Arenal, obra de Pedro Roldán.

Puerta del Arenal, situada en la esquina de la calle Adriano con la calle García de Vinuesa. Puerta de Triana, estaba en la calle Reyes Católicos, a la altura de la calle Santas Patronas en la confluencia de varias calles importantes de la ciudad. Su origen es almohade, era la única puerta de las murallas con tres arcos. En 1585 se reconstruyó en estilo renacentista. Fue derribada en 1868 pero su emplazamiento todavía se puede localizar en el pavimento por un tono de color distinto del acerado.

Puerta Real, en la esquina de la calle Goles con la calle Alfonso XII.

Postigo de San Antonio, se hallaba a espaldas del convento de San Antonio de Padua.

Puerta de San Juan, situada en la calle Guadalquivir, entre la calle San Vicente y Torneo. Puerta de la Almenilla o de la Barqueta, se hallaba en la calle Calatrava, en la plazoleta del Blanquillo.

Postigo de la Feria o de la Basura, estaba al final de la calle Feria, esquina con la calle Bécquer. Gran parte de la muralla fue destruida en el siglo XIX debido a la expansión de la ciudad.

En la actualidad sólo se pueden visitar la puerta de la Macarena, la puerta de Córdoba y el postigo del Aceite.

 

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Murallas_de_Sevilla

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto