Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Torre de los Perdigones, ubicada en el parque del mismo nombre, en la calle Resolana. La torre, de unos 60 metros de altura, perteneció a la antigua fábrica de San Francisco de Paula que ocupaba el solar del actual parque. Construida en 1890, es uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial que conservamos en Sevilla. .La torre tenía una función meramente práctica. En lo más alto de la misma se encontraba una caldera donde era fundido el plomo, tras ello se dejaba caer el metal por su interior hasta una balsa de agua que había en la parte inferior. En el transcurso de la caída, el plomo se enfriaba y adquiría la forma redondeada del perdigón, que posteriormente era pulido y empaquetado listo para su venta.

 

En los años cincuenta del siglo XX la fábrica dejó de producir perdigones, éste sería el inicio de su decadencia hasta llegar a ser totalmente desmantelada salvándose únicamente la torre. Durante años el solar de la fábrica acogió un asentamiento ilegal que finalmente dio paso al conjunto residencial que mira hacia el río y al magnífico parque que se extiende a los pies de la torre.

De cara a la Expo del 92, la torre fue restaurada por El Corte Inglés, pero no se la dotó de un uso hasta 2007 cuando reabrió sus puertas como cámara oscura. En la parte más alta de la torre, un juego de lentes proyectan, gracias a la luz solar, las imágenes del exterior en una gran pantalla cóncava que permite al visitante ver cuánto está sucediendo en la ciudad y conocer una nueva perspectiva de la misma.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto