Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
“¿Ves esa pequeña figura que está ahí arriba del todo, en el pico de la Giralda? Se llama Giraldillo”. Es posible que muchos de nosotros recibiéramos esa escueta explicación cuando era niños y no nos hayamos preocupado en saber más acerca de esta estatua, o al menos, que hayamos tardado más de lo debido en informarnos. Pues bien, hay que partir de la base de que su nombre oficial no es ése, sino ‘Triunfo de la Fe Victoriosa’. Su elevada ubicación y el hecho de que se le conozca como Giraldillo (y no Giraldilla) pueden habernos conducido al error de que estamos ante una escultura masculina, cuando en realidad representa a una mujer con túnica que porta una palma en una mano y un escudo en la otra.

Y no, no es una figura precisamente pequeña. Mide más de tres metros y medio, está fundida en cobre y pesa 128 kilos. Es la fastuosidad de la Giralda la que la empequeñece. Por esta misma razón, muchos habremos dado por sentado que el Giraldillo acuñó esta denominación popular porque coronaba la Giralda, cuando fue justo al revés: la estatua dio nombre a la torre. Desde el punto de vista funcional es una simple veleta que se mueve en función de la dirección del viento, pero desde el punto de vista patrimonial es mucho más que eso, aunque su historia no se enseñe en los colegios.

A mitad del siglo XVI, la Catedral de Sevilla aún conservaba vestigios de su pasado como mezquita y el Cabildo decidió que ya era hora de transformarla en un templo cien por cien cristiano. Fue en ese momento cuando entró en acción El Giraldillo, ideado para sustituir al minarete árabe. La imagen fue realizada por Juan Baptista Vázquez y moldeada por Bartolomé Morel entre 1566 y 1568, y como bien indica su verdadero nombre, simboliza la victoria de los cristianos sobre los musulmanes. Desde entonces a esta parte -con el paréntesis comprendido entre 1999 y 2003, en el que fue restaurado y sustituido por una réplica- ha estado situado en el lugar más alto de Sevilla, aunque la Torre Pelli amenaza con arrebatarle este privilegio.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto