GuadalquivirLa construcción de presas en la cuenca se ha multiplicado por cuatro de 1950 a 2000 y la superficie de regadío se ha incrementado un 181% más · El Puerto rechaza valorar el informe del dragado del río.El informe del estuario del Guadalquivir redactado por expertos del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) llama la atención sobre la importante reducción de agua dulce que sufre el estuario debido a la proliferación de embalses y de regadío. La reducción de este agua (respecto a la salada) ha sido de un 60% por causas que tienen que ver con la construcción de embalses que han multiplicado por cuatro el volumen de almacenamiento, de los 1.646 hectómetros cúbicos del año 1950 a los 6.554 hectómetros cúbicos del año 2000, y por el aumento en un 181% de la superficie de regadío desde los años 30 del siglo XX, según el documento.El agua dulce es vital para mantener el equilibrio del estuario del Guadalquivir (con una longitud de 110 kilómetros, desde la presa de Alcalá del Río hasta su desembocadura en Sanlúcar) porque evita que afloren a la superficie sólidos en suspensión (causantes de la turbidez) y mantiene el agua con un nivel de oxigenación adecuado para la biodiversidad del río y su entorno.

 

 Los expertos afirman que el aporte de agua procedente de la descarga fluvial es escaso durante más del 80% de los días del año y apuntan una solución: mantener un caudal de descarga fluvial en el intervalo de 150-300 metros cúbicos por segundo, dependiendo de las condiciones atmosféricas y oceanográficas, el estado del estuario y la dinámica de las mareas. Las descargas fluviales están reguladas por un sistema de presas en la cuenca del Guadalquivir (también se ven moduladas por las avenidas en época de lluvias y por los desembalses para el regadío). La presa de Alcalá del Río es el último punto de control del caudal del río y aporta en la actualidad el 80% del agua dulce que recibe el estuario. Según el informe, el caudal medio diario del río es bajo. Desde 1981 se mueve en 63 metros cúbicos por segundo, aunque en el 50% de los días este valor desciende aún más (25 metros cúbicos por segundo). La combinación de ciclos secos y húmedos condicionan el caudal. De 1981 a 1995 la media era de 43 m3/s. Y de 1995 a 2009 de 83 m3/s. El estudio deja claro que el estuario se encuentra en una situación de "desequilibrio" entre la dinámica de los sedimentos y del agua . Los expertos reclaman una estrategia para gestionar este desequilibrio de forma integral. La Autoridad Portuaria rechazó ayer hacer valoraciones a este periódico sobre las conclusiones del informe del CSIC al dragado del río que pide el Puerto para ganarle dos metros de profundidad al canal de navegación. Según fuentes de esta administración, se guardará silencio hasta que presenten públicamente el informe en una próxima convocatoria de prensa. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta también declinó hacer declaraciones hasta que el informe sea presentado por el Ministerio de Medio Ambiente en el próximo pleno del Consejo de Participación de Doñana, previsto para octubre. El organismo celebra hoy una reunión específica sobre los cultivos transgénicos. Fernando Hiraldo, director de la Estación Biológica de Doñana, sí afirmó que el informe sobre el estuario es "muy bueno y lo que plantea es razonable", pero se resistó a dar más detalles hasta que el documento se presente junto a sus dos investigadores principales: Miguel Losada, catedrático de Costas de Granada y director del Centro Andaluz de Medio Ambiente, y Javier Ruiz, del Instituto de Ciencias Marinas de Cádiz, a los que se ha obligado a firmar una cláusula de confidencialidad sobre su investigación.

 

Fuente: http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/791112/estuario/rio/ha/perdido/medio/siglo/agua/dulce.html

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto