cabalgataLos desfiles por los barrios fueron la cita obligada de los más pequeños tras despertarse abriendo los regalos. Los Reyes Magos volvieron a desafiar  a la lluvia: 24 cabalgatas recorrieron unas 550 calles de todos los distritos de la ciudad. Los cortejos arrancaron su recorrido ensombrecidos por el agua, pero al mediodía las calles retomaron el color y la alegría tradicionales de la jornada más infantil del año.El Cerro-Amate se desperezaba al son de los tambores; en San Pablo, las vías las coloreaban decenas de personajes infantiles; en Bellavista los niños corrían a recibir a Sus Majestades; en la Macarena, los más pequeños enseñaban sus regalos; mientras que en el Polígono Sur una decena de carrozas de la cabalgata del Ateneo vivía una segunda vida en este año haciendo las delicias de los más pequeños  de esta zona de la ciudad.
Escenas similares se vivían en San Jerónimo, Torreblanca y Alcosa. Había Reyes Mayos para todos.  En Triana, su nuevo escenario peatonal, San Jacinto, recibió con las puertas abiertas a una de las cabalgatas más vivas y ruidosas del repertorio de cortejos de la ciudad. Niños disfrazados de Charlote compartían protagonismo con caballeros medievales y los miembros de la familia Simpson mientras bailaban y repartían caramelos al compás de un animado ritmo musical. Baltasar irrumpió al son de Shakira mientras los beduinos celebraban la tregua que ha dado la lluvia durante los dos días mágicos, como si los Reyes se hubieran rebelado contra todas las previsiones meteorológicas adversas.“¡Que viene la ola!”, advertía uno de los jóvenes más animados, secundado inmediatamente por el resto del cortejo, Reyes Magos incluidos.  Los componentes de la cabalgata y el público aprovechaban que en torno a la una de la tarde el barrio empezaba a recobrar su estampa tradicional del día de Reyes ralentizando el ritmo. Era el momento de disfrutar del nuevo pasillo peatonal y de repartir caramelos, pelotas, juguetes e incluso pequeñas cestas para guardar en casa todos los trofeos recogidos durante la jornada. Bien por el método tradicional, las manos, bien por una herramienta ya habitual que cobraba especial simbolismo en un día que amenazaba con tormenta: paraguas del revés para recoger la mayor cantidad de azúcar posible en las cabalgatas.Fue el día de los más pequeños. Y también de medio centenar de Reyes Magos. Del doctor José Pérez Bernal, el futbolista Sergio Sánchez y el cantante El Mani en San Pablo; del torero Pepín Liria, la cantante Isabel Fayos y el empresario Francisco Osorno, en Triana; y de Esperanza Vélez de Madrid, José María Sánchez Fajardo y Arturo Barbosa Anaya, en el Polígono Sur. A su paso, al de 224 carrozas de todos los colores y tamaños, los cortejos reales dejaron cerca de 200.000 kilos de caramelos, además de todo tipo de dulces y casi 100.000 juguetes. Algunos de ellos, para los más afortunados, en cajas completas y de gran tamaño. Una parte de todos estos artículos acabó en los bolsillos de los más pequeños de la casa, otra pisoteada y pegada al suelo hasta que los operarios de Lipasam llegaron para intentar recortar la dulce y pegajosa alfombra que se conforma en centenares de calles de los barrios de ciudad a partir del mediodía del 6 de enero.Los 24 cortejos reales transcurrieron sin incidentes, según destacó el Ayuntamiento. Un balance positivo de un fin de fiesta en el que volvieron a participar cerca de 9.000 personas entre Policía Local, Policía Nacional, Bomberos y Emergencias 061, al margen de los servicios de la empresa municipal de transportes, Tussam, que se tuvieron que reordenar en varios de los barrios de la ciudad para esquivar los cortejos y facilitar el acceso de los ciudadanos a las zonas que recorrían las carrozas de los Reyes Magos. Todos tuvieron poco trabajo, según la Delegación de Convivencia y Seguridad, al margen de algún pequeño extraviado y localizado sólo minutos después.Era el día, además, del tradicional balance de la cabalgata principal, que recorrió las calles de la ciudad el 5 de enero. Un análisis positivo para el Ayuntamiento con algunos triunfos para el Ateneo como la nueva carroza de Bob Esponja, una de las más aclamadas durante el recorrido del pasado miércoles y que repetirá en 2012.Para el próximo año queda ya un debate abierto en los últimos meses: que los Reyes no sólo se adueñen de los barrios el 6 de enero, sino que en la propia cabalgata del 5 tengan cabida calles distintas al recorrido tradicional.

 

Fuente: http://www.elcorreoweb.es/sevilla/112795/reyes/magos/tomaron/barrios

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto