retablo mayorLas obras de conservación coincidirán con las que obligarán a cerrar la Capilla Real, lo que conllevará el traslado de la Virgen de los Reyes.

La obra que ocultará con un andamio durante tres años el retablo mayor de la Catedral ya tiene fecha de inicio. Será en septiembre cuando se ponga en marcha la operación de limpieza y conservación del que está considerado como el mayor altar de la cristiandad, una colosal pieza de 27,8 metros de alto por 18,2 de ancho que estará cubierta al menos hasta septiembre de 2014, aunque el sistema de andamiaje permitirá visitas guiadas que, eso sí, en principio no está previsto que tengan lugar todos los días.La actuación en el Altar Mayor es uno de los tres grandes proyectos cuyo inicio ha programado el Cabildo Catedral para este año, en el que también se sustituirá la solería de la Capilla Real y se empezará a trabajar en la fachada del templo que da a la calle Alemanes. Las tres obras, que tienen un presupuesto conjunto de más de 3,5 millones de euros, se ponen en marcha exclusivamente con recursos propios, aunque el delegado de Administración y Patrimonio de la Catedral, Francisco Navarro, confía en encontrar a un mecenas que arrime el hombro en la tarea, como hizo Caja Madrid con la fachada de la Avenida de la Constitución.

 

El retablo mayor, en concreto, es el que va a costar más, tanto en dinero (más de dos millones de euros) como en tiempo con estos tres años de trabajos. Pese a ello, Navarro subraya que no estamos ante una obra de restauración –que se acometió entre 1977 y 1979–, sino sólo de limpieza y conservación porque, además, no se esperan sorpresas desagradables. El diagnóstico previo determina que todo está bien desde el punto de vista estructural, pero aún así la tarea es ingente dadas las dimensiones de un altar con 44 escenas encajonadas por las que se reparten más de 200 figuras.Con sus siete calles verticales y cinco horizontales, en la monumental pieza gótica se estuvo trabajando entre 1481 y 1564. Ahora, más de cinco siglos después, el andamio que cubrirá el retablo hará también las veces de taller. De ahí que el Cabildo haya insistido en que los trabajos deben ser visitables con un circuito por la propia estructura. aunque todavía está por determinar cómo y cuándo se hará.Dado que se empezará a trabajar en septiembre, para este año se ha destinado una partida de 300.000 euros. La siguiente obra en presupuesto es la de la fachada norte de la seo, la que da a la calle Alemanes, donde en 2011 se invertirán 200.000 de los 1,2 millones de euros que cuesta un proyecto de rehabilitación que tiene como objetivo eliminar las humedades y el salitre que sufre este tramo, ahora mismo el que está en peores condiciones aunque nada alarmante.La idea es dar una continuidad estética a la imagen que ahora tiene la fachada de la Avenida de la Constitución, pero todavía se desconoce cómo será el resultado final porque, pese a las catas ya realizadas, aún no se sabe con exactitud cómo es lo que hay debajo. “Hay ladrillo, sillares y adobe”, relata Francisco Navarro, quien subraya que una buena parte está ahora enfoscada pero que eso puede cambiar cuando los arqueólogos determinen cuál es el paramento principal. La última palabra, eso sí, la tendrá la Delegación provincial de Cultura.El tercer gran proyecto es el de la solería de la Capilla Real, que acometerá la escuela taller de auxiliar de arqueología y mármoles y piedra que ya en diciembre empezó a hacer sus prácticas. Se va a cambiar el suelo de mármol del recinto y el de piedra de la escalera, así como otros elementos pétreos de la capilla. El presupuesto es de 300.000 euros (de los que 150.000 se invertirán en este ejercicio) y el plazo de ejecución de dos años, lo que obligará a ubicar en el Sagrario a la Virgen de los Reyes, que dejará la Capilla Real para su novena del próximo agosto y ya no regresará a ella hasta la primavera de 2012. La novedad en este caso es que se ha decidido aprovechar la experiencia que acumule la escuela taller para intervenir en el coro. Aunque todavía no se ha diseñado proyecto alguno, la idea es cambiar la solería, lo que obligará a realizar la correspondiente prospección arqueológica. Las obras en la Capilla Real impedirán que se celebren misas durante varios meses, lo que no ocurrirá con el Altar Mayor, en el que los cultos se celebrarán en el presbiterio bajo.

 

Fuente: http://www.elcorreoweb.es/sevilla/patrimonio/113221/retablo/mayor/catedral/sevilla/obras/tres/anos/andamio

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto