betisEl Betis llegó a hacer soñar a su hinchada con una remontada imposible: se puso 2-0 muy pronto y pudo marcar el 3-0 a los quince minutos. El Betis tuvo el honor de acabar con la mejor racha de la historia del mejor equipo de fútbol de la historia, este inigualable FC Barcelona en el que Pep Guardiola no se atrevió a prescindir ni un minuto de su estrella más rutilante, un Leo Messi que, como en la ida, disputó ayer el partido completo pese a estar con fiebre en las vísperas y sin cuyo concurso –ha marcado cuatro de los seis goles de su equipo en la eliminatoria– los azulgrana estarían ahora mismo mirando pa Gelves.
Quién les iba a decir a los más de 35.000 aficionados béticos que anoche se dieron cita en el Villamarín pese al 5-0 de la ida que a los quince minutos de partido iban a estar tirándose de los pelos porque Jorge Molina fallaba, solo ante Pinto, una clarísima ocasión para hacer subir el ¡¡3-0!! al marcador. Increible pero cierto.La sombra de Bonello, Azzopardi y los hermanos Farrugia, buenos amigos de Gordillo, empezó a sobrevolar de repente por el Villamarín y a más de uno se le vino a la memoria aquella mágica noche del 21 de diciembre de 1983, cuando el 12-1 de España a Malta en este mismo escenario.Entonces la selección del recordado Miguel Muñoz, que no marcó, por medio de Santillana, su primer gol hasta el minuto 16 –ayer el Betis ganaba 2-0 al Barça a los siete minutos– se fue al descanso ganando por 3-1 a Malta, lo mismo que el Betis anoche ante el coloso culé, que tuvo que recurrir a una genialidad de su megacrack Messi para que la cosa no pasara a mayores.Con muchas bajas. El Betis, pese a plantarse en en el partido de vuelta con más de medio equipo titular de baja –Emana, Dorado, Beñat, Miki Roque, Miguel Lopes y el pichichi Rubén Castro, lesionado por la mañana– salió con una fe inquebrantable en sus posibilidades y a los siete minutos ya había convertido el Villamarín en un manicomio.Jorge Molina enchufó las dos primeras que se le presentaron tras ganarle la partida a la zaga culé y la pena es que se le escapó el 3-0 que hubiera puesto realmente al Barça contra la cuerdas.El gol de Messi, tras una excepcional galopada, ya puso la remontada imposible para los béticos, que por momentos hicieron soñar a los suyos con la posibilidad de conseguirla, algo tan descabellado como cierto.Tras ese gol, el objetivo era otro: ganar el partido y poder tener el honor de acabar con la mejor racha de resultados que el mejor equipo de todos los tiempos ha firmado en los últimos meses: 28 partidos sin perder hasta que en el camino del Barça se cruzó el Betis, el líder de Segunda que le ganó al líder de Primera, el mundo al revés durante un buen rato, un rato en el que el Betis dio una lección magistral de cómo jugarle al coloso culé. 3 - Real Betis: Casto, Isidoro, Roversio, Belenguer, Nacho; Iriney (Cañas, m,61), Arzu, Salva Sevilla; Ezequiel (Fernando Vega, m.65), Jorge Molina (Isarel, m.78) y Jonathan Pereira.1 - FC Barcelona: Pinto; Adriano, Piqué, Milito, Maxwell; Mascherano, Xavi (Busquet, m.78), Keita; Bojan (Jeffren m.85), Messi y Afellay (Abidal, m.78).Gol: 1-0. m.2, Jorge Molina. 2-0: m.7 Jorge Molina. 2-1. m.37, Messi. 3-1. m.45, Arzu.Arbitro: Carlos Clos Gómez (c.aragonés). Mostró tarjeta amarilla a Adriano (m.30), Isidoro (m.53), y Jonathan Pereira (m.77)a.Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Benito Villamarín ante unos 35.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones y noche de temperatura fresca.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto