padres cucoFue capaz de negar su participación durante dos horas de interrogatorio. Dos horas de insistentes preguntas, en las que incluso tuvo que oír todas sus declaraciones inculpatorias y hasta un vídeo de la reconstrucción de los hechos. Pero el Cuco fue capaz de mantenerse "firme" y no derrumbarse, defendiendo a capa y espada su inocencia. Confesó por las "presiones policiales" y por evitar "represalias a su madre", pero ahora mantiene que es inocente, que no tuvo nada que ver y que no sabe dónde está el cuerpo de Marta del Castillo, de cuya desaparición se cumplieron ayer dos años.
Ésta fue la última pregunta que le hizo la abogada Inmaculada Torres, que representa a los padres de la joven. "No voy a hacer lo mismo que Miguel. Yo digo la verdad. No sé dónde está Marta", fue lo único que logró la letrada arrancarle al joven, que dio así al traste con las esperanzas de la familia de Marta, ilusionada aún en que el menor revelara el paradero del cuerpo. El Cuco insistió así en su última versión, en la que negó su participación en el crimen, aunque, según explicó su abogado, Fernando de Pablo, es la primera que realizó ante la Policía, pero se autoinculpó por "presiones".El menor volvió a explicar que el 24 de enero vio a Marta y a Miguel Carcaño pero por la tarde, a eso de las cinco, en una plaza de Santa María de Ordás. Luego ambos se marcharon a Triana y el Cuco se fue con otros amigos a la zona del polideportivo de San Pablo y luego a Santa Clara, con unos compañeros del instituto, de botellona. Según su relato, esa noche no estuvo en el piso de León XIII donde murió Marta, pues tras estar de botellona se marchó a su casa, donde llegó antes de la medianoche.Fuentes de la Fiscalía explicaron que durante el juicio al Cuco se le leyeron hasta tres declaraciones: ante la Policía, ante la Fiscalía de Menores y ante el Juzgado de Instrucción número 4 (que investigó la causa contra los adultos y en el que ofreció su testimonio como testigo) en las que él reconocía que había ayudado al asesino confeso de la joven a deshacerse del cuerpo. Además, tuvo que ver la primera reconstrucción de los hechos que se llevó a cabo en León XIII, donde el menor explica que cuando llegó al piso encontró a Miguel en el salón con el cuerpo de Marta envuelto en una manta. Junto a él estaba su hermano, Javier Delgado, al que el menor acusa de haberle amenazado para que no contara nada de lo ocurrido. Tras ver estas imágenes y haber oído sus palabras, tanto la Fiscalía como la acusación le preguntaron cómo es que ahora se declara inocente.El joven, que ya tiene 17 años, dijo que lo hizo para evitar "represalias a su madre" y justificó la multitud de detalles del piso de León XIII en que había estado en numerosas ocasiones en casa de su amigo y que por eso la conocía a la perfección. Sin embargo, para las acusaciones su testimonio estuvo lleno de "contradicciones" porque "no nos da explicaciones convincentes" sobre cómo conocía otros detalles de su declaración que coincidían con la aportada por Miguel y por Samuel Benítez. Una de ellas es la llamada que efectuó en una cabina de la carretera Carmona sobre las 9.15 horas a Samuel, supuestamente para pedirle ayuda con el cuerpo. El joven dijo ayer que a esa hora había terminado la botellona y que de vuelta a su casa llamó a su amigo desde la cabina -no tenía saldo en el móvil- porque habían quedado esa noche.Tras el Cuco fue el turno de su padre, que se negó a declarar. Así se dio por terminada la primera sesión del juicio, que duró más de cuatro horas, debido a que el juez Alejandro Vián suspendió durante más de una hora la vista para resolver tanto la petición de inconstitucionalidad de la familia de Marta, como la solicitud de nulidad de dos pruebas que planteó el abogado del Cuco al inicio de la vista. Ambas cuestiones se resolverán con posterioridad. Tras finalizar la jornada, el Cuco se marchó igual que llegó: por el garaje del juzgado de guardia, saliendo en un vehículo con los cristales tintados. La Policía logró así que los únicos que vieran al menor fueran los asistentes a la vista, entre ellos su propia madre y el abuelo de Marta, José Antonio Casanueva. En el exterior no fue posible ni atisbar su silueta, mientras que dentro del edificio, cada vez que salía de la sala, los periodistas eran obligados a permanecer en la sala de prensa. Los que lo han visto aseguran que ha cambiado su look y que ayer acudió a declarar con el pelo recogido en una coleta. El miércoles, y todos los días del juicio, volverá a ser trasladado por la Policía desde el piso tutelado, que está a más de cien kilómetros.Mañana se retoma la vista con CarcañoTras la declaración del Cuco, hoy no habrá sesión del juicio, ya que el Juzgado de Menores número 3 ha reservado los martes como día de descanso para poder atender así el resto de asuntos. La vista se retoma mañana con las declaraciones de los cuatro adultos implicados en el crimen: Miguel Carcaño, Samuel Benítez, Javier Delgado y María García. También está citada la jefa policial que llevó la investigación.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto