exámen conducirHay 12 detenidos. Los alumnos, en ocasiones prácticamente analfabetos, recibían las respuestas mediante un aparato electrónico vibrador. Conseguían el teórico del carné de conducir sin estudiar y con la gorra: sólo tenían que hacer lo que les decía un transmisor colocado a modo de faja que indicaba con vibraciones la respuesta correcta para cada una de las preguntas. La Policía Nacional ha puesto fin a este último caso de picaresca, después de desarticular una red dedicada a facilitar permisos de conducir con la detención de de 12 personas, todas de Écija. A los detenidos se les acusa de un delito de falsedad.
Según fuentes policiales, cada uno de los detenidos llevaba un transmisor-vibrador sujeto al cuerpo mediante una faja para detectar las vibraciones. El responsable de la autoescuela, Fernando S.F., de 57 años de edad, que contaba con antecedentes anteriores, les enseñaba que si recibían una vibración debían señalar en el examen la respuesta A; la B, si el transmisor vibraba dos veces, y así sucesivamente.Posteriormente se introducía en el aula de examen un gancho, que era el que se encargaba de hacer funcionar los transmisores con las vibraciones necesarias para facilitar la respuesta. Aunque conocía todas las respuestas, este gancho nunca aprobaba, para así poder examinarse todas las veces que quisiera, y poder continuar con el fraude más tiempo.En este sentido, fuentes policiales apuntaron que este individuo llevaba "intentando aprobar" el examen teórico desde el mes de marzo del año 2010. Las mismas fuentes han señalado que Fernando S.F. captaba personas procedentes de varios puntos de Andalucía, alguna de las cuales "casi no sabían leer ni escribir". La investigación tuvo comienzo a finales del pasado año, cuando se detectó que la autoescuela investigada presentaba a examen a personas de gran parte de la comunidad andaluza como Sevilla, Cádiz, Huelva o Jaén.Diez de estos 12 detenidos eran aspirantes al permiso de conducir, a los que se les intervino un transmisor-receptor a cada uno, que llevaban adosado al cuerpo en el momento de salir del examen de conducir. Dentro de los detenidos también figuraba Manuel R.M., de 35 años y también con antecedentes policiales, al que se le intervinieron al salir del examen tres transmisores-receptores y un pulsador, con el que ponía en funcionamiento los receptores de los demás alumnos.Una vez finalizadas las correspondientes diligencias, los detenidos han sido puestos a disposición de la autoridad judicial pertinente. De todos modos, la Policía Nacional ya ha precisado que la operación no está cerrada y, por lo tanto, no se descartan más detenciones relacionadas con este fraude.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto