giraldaEl Cabildo de la Catedral permite acceder a los techos de la Catedral a través de una visita concertada para grupos. El eco de las setas 'encarnadas' convertirá al Metropol-Parasol en el monumento más llamativo de la ciudad durante varios años. Pero, como todos sabemos, Sevilla tiene mucho más. Y en su catedral, el templo gótico más gigantesco del planeta, hay otra novedad que permitirá al ciudadano o extranjero sumergirse en las entrañas medievales de la ciudad.Un programa del Cabildo de la Catedral de Sevilla ofrece la posiblidad de acceder a las cubiertas del templo a través de una escalera de caracol situada junto a la tumba de Colón. Este paseo por las alturas es posible sobre los dos primeros niveles en los que se estructuró la iglesia. En ellos, los huecos de las bóvedas estan cubiertos con vasijas y tinajas, que alisaron el terreno para favorecer el acceso. Por contra, el último nivel conserva estas cavidades, negando al visitante la más alta de las vistas.La visita concluye con un pequeño pasadizo en el interior de la Catedral  con restos almohades, renacentistas y barrocos. Desde ella, el invitado podrá espiar de forma discreta el altar mayor, las vidrieras y los ángelitos que lo rematan, que pasaran a ser observados tras siglos actuando como observadores.
El Cabildo de la Catedral oferta el acceso por un precio de 10 euros para grupos de entre 10 y 25 personas, quienes también portarán el derecho de realizar la visita tradicional, incluyendo la Giralda.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto