traficoLos universitarios se resisten a compartir vehículo pese a que van al mismo sitio a trabajar o estudiar. Los universitarios de Reina Mercedes y Viapol no se animan a compartir coche (una opción más que factible teniendo en cuenta que todos van al mismo sitio) ni con la gasolina marcando máximos históricos todos los días de un tiempo a esta parte. Más de 33.800 universitarios se desplazan diariamente al campus de Reina Mercedes (16.733) y al de Ramón y Cajal (Viapol, 17.134), pero los porcentajes de los que llegan a su puesto de trabajo compartiendo coche son insignificantes. En el caso de Reina Mercedes, tan sólo un 1% de los encuestados por la Universidad de Sevilla reconocen que usan como medio de transporte habitual el coche y que lo hacen como acompañante.
En Ramón y Cajal (el campus más numeroso de la Universidad), la cifra sube a un exiguo 5%. ¿El motivo? La mayoría reconoce que no se decanta por este modelo por buscar "más comodidad, flexibilidad horaria y rapidez".El Vicerrectorado de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla ha realizado un estudio sobre cómo se desplazan a su puesto de trabajo o estudio los miembros de la comunidad universitaria.En la que es la primera parte del estudio (más adelante se tiene previsto actualizar el trabajo hecho en Ramón y Cajal, donde la llegada de Ciencias de la Educación y la construcción de un complejo deportivo en las conocidas como Naves del paraguas han variado sustancialmente la foto fija, y añadir los campus de la Macarena, Cartuja y Central -Fábrica de Tabacos-), los datos son los que siguen.Los universitarios de Reina Mercedes se decantan por el coche (un 32% de los encuestados). Es llamativo, no obstante, que un 25% prefiera ir andando al campus y un 21% lo haga en autobús. Sin embargo, en Ramón y Cajal, los puestos se invierten. El autobús es lo más usado, con un 31% de los desplazamientos, seguido de los que van a pie (28%) y de los que lo hacen en coche propio (19%). Los porcentajes de usuarios de autobuses tanto urbanos como interurbanos y el de coches propios son casi idénticos (un 25,8% y un 25,5%, respectivamente).El colectivo que más usa el transporte público es el de los estudiantes, frente a los profesores y el personal de administración y servicios, más proclives a ir en su propio vehículo. Pero del análisis de los números se constata una realidad: la cifra de usuarios de autobuses podría incrementarse de solventar este medio de transporte su principal hándicap: la tardanza. La mayoría necesita entre 50 y 60 minutos para llegar a su destino, cuando el conductor del coche llega a Reina Mercedes o Ramón y Cajal en la mitad de tiempo.A tenor de los datos, el Vicerrectorado de Infraestructuras se ha planteado poner en marcha una aplicación informática con la que conseguir que los universitarios compartan coche para llegar a su puesto de trabajo o estudio. No es la primera vez que una institución pública toma una iniciativa de este calado (ayuntamientos del área metropolitana e incluso de la misma capital lo han intentado sin ningún éxito). Por eso, la Universidad es muy cauta sobre esta iniciativa que estudiará "concienzudamente" para ver si tiene o no aceptación entre la comunidad universitaria.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto