Ruta desde la Torre del Oro a TrianaComenzamos nuestra ruta visitando  la Torre del Oro, situada a la orilla del río Guadalquivir, en el Paseo de Colón, entre el Paseo de Cristina y el Teatro de la Maestranza. Se llama así porque antiguamente se encontraba revestida de azulejos  que al atardecer le daban un brillo dorado el cuál se reflejaba en el río. En su interior se encuentra en funcionamiento el museo naval, dónde podremos observar piezas, únicas en su género en Sevilla, maquetas, cartas de navegación, brújulas y documentación antigua, que relatan con detalle la historia de la navegación sevillana. Desde aquí podremos ir paseando por el Paseo de Colón, por la misma acera dónde se encuentra la Torre del Oro,  en dirección hacia el Puente de Isabel II, más conocido como Puente de Triana, el cuál cruzaremos para adentrarnos en Triana, uno de los barrios más populares y  tradicionales de la ciudad de Sevilla.

 

 Al final del puente podemos visitar la Capillita del Carmen, edificio de ladrillo visto y cerámica trianera, obra de Aníbal González. Saliendo del puente nos encontramos en la Plaza del Altozano, aquí podremos observar algunas esculturas dispersas por la plaza, que hacen referencia al cante y al toreo, así como la cerámica de las fachadas de los edificios. Desde este punto podremos seguir tres direcciones: a la izquierda, las calles Betis y Pureza; de frente, la calle San Jacinto; y a la derecha, el mercado de abastos y la zona alfarera. Nos dirigiremos, en primer lugar, hacia la calle Betis, desde donde podremos disfrutar de unas impresionantes vistas del río, del puente y de Sevilla. Siguiendo por la calle Duarte, llegamos a la calle Pureza, paralela a la calle Betis, dónde encontramos la capilla de los Marineros, sede de la Hermandad de la Esperanza de Triana.  Esquina con la calle Vázquez de Leca, nos encontramos con la fachada de la Parroquia de Santa Ana, iglesia parroquial más antigua de Sevilla. Finalizamos nuestro recorrido por la calle Pureza hasta regresar a la Plaza del Altozano, desde donde seguiremos por la calle San Jacinto. En esta nos encontraremos con la capilla de la Hermandad de la Estrella, la iglesia de San Jacinto y el antiguo Hospital de la Cruz Roja. Al final de San Jacinto, el cruce con las calles López de Gomara y Ronda de Triana, nos llevan al Tardón y al Barrio León.

Si nos volvemos a situar en la Plaza del Altozano, tomando la dirección hacia el lado derecho según bajamos del puente, nos adentramos en la zona más alfarera del barrio, con las calles Alfarería y Castilla o el callejón de la Inquisición. Podemos visitar  la Parroquia de la O y el Templo de la Hermandad del Cachorro. En esta zona podremos encontrar valiosos objetos de cerámica y barro a excelentes precios.

  Llegar a Triana es sorprenderse de las historias y leyendas que lo pueblan, la mayoría del período de la Inquisición.

 Al adentrarnos a través de sus callecitas y callejones, conoceremos la identidad del barrio, su gente, su vida cotidiana, las academias de baile, los talleres de alfarería y los monumentos históricos.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto